Libro 4:  "Proyectando otra escuela"

 

  Datos:
 
  Edita

  EDICIONES DE LA 
  TORRE
  Espronceda, 20
  28003 - MADRID
  Colección
  Proyecto Didáctico 
  Quirón
  Prólogo
  Ignasi Vila
  ISBN
  84-7960-170-1
 
  Edición 1ª
:  
  1996
  Edición 2ª:
  1998,
  Reimpresión:
  2000
 
 Temática

  Educación infantil
  Páginas:
  205
  Lengua:
 Castellano
  Breve Sinopsis:

Esta obra, de lectura viva y apasionante, contiene una propuesta de organización de la escuela infantil a través de pequeños proyectos que surgen de la convivencia cotidiana y donde el niño es protagonista y agente de su propio aprendizaje.
 
 
Críticas especializadas:



DINO SALINAS FERNÁNDEZ: en Formación del Profesorado, Biblioteca Básica para el Profesorado. Editoria Praxis, Barcelona, 1998.


"Al seleccionar el libro de Carmen Díez para este capítulo mi intención ha sido reservar este espacio para todos esos profesores y profesoras que, como Carmen, no sólo son capaces de mantener la capacidad de ilusionarse día a día desde su práctica, sino que además, tienen el valor de escribirlo y de ilusionar a otros desde lo que hacen y desde lo que piensan. La formación desde la práctica significa también un poco de ilusión por lo que se hace, la capacidad de descubrimiento a través de las miradas de los niños y niñas, la capacidad de convertir cada día la escuela en una posibilidad para crecer tanto los niños como los adultos.

Si se me permite parafrasear a Sivio Rodríguez, yo diría que hay profesores que día a día intentan mejorar su propio trabajo y son buenos; existe otros que lo intentan en colectivo y desde un proyecto compartido y son mejores; pero también hay los que además, son capaces de transmitir sus intentos por mejorar y crecer profesionalmente y, a la vez, nos enseñan a hacerlo...Éstos son imprescindibles.

En realidad, el libro de Carmen podría ser definido como un diario de crecimiento y formación desde la práctica en el nivel de Educación Infantil. Pero también es una invitación a otros colegas a tomar el bolígrafo y comenzar a escribir. 'Para que no se olvide. Para aprender de ahí. Para seguirle la pista a la vida que tenemos delante. Para atar cabos, para entender lo que va pasando. Para ordenar lo que ocurre y darle una forma tal en el aula, que responda a las necesidades de los niños. Para leer nuestros aciertos, nuestros fallos, nuestro particular estilo de estar en clase...' (p. 119)."