Libro 14: "Los pendientes de la maestra"
               
     O cómo piensa una maestra en los niños, las escuelas, las familias y la sociedad de hoy"
 

Breve Sinopsis:    

En la selección de textos que componen este libro, he volcado pedazos de mi realidad cotidiana, preocupaciones sobre la crianza actual, reflexiones y ternuras. Y a través de todo ello se puede ver una síntesis de mi manera de entender la crianza, los vínculos que considero saludables en el ámbito escolar y educativo, la esencia de los niños pequeños, y la deseable posición implicada y responsable que debería de tener la sociedad entera con respecto a su cuidado. Textos agrupados en cuatro bloques: «Niños de hoy», «Escuelas de hoy», «Familias de hoy» y «Sociedad de hoy».

 

  
  
.

       
  Datos:
 
  Edita
:
 
GRAÓ

  Hurtado, 29

  08022 - BARCELONA
  Colección: 
  
Biblioteca de Infantil
  Serie
  Didáctica / Diseño
 
 y desarrollo curricular
  Prólogo:   
  Cinta Vidal Altadill
 
ISBN:   
  978-84-9980-092-9
 
  Edición: 

 
2011
  Reimpresión:
 
2012
  2013
  2014
  2015

  Portada: 
 
Alumnos de la
  clase de los Elefantes
  curso 2010-2011
  Escuela I. Aire Libre
  Alacant/Alicante
  Fotografía: 
  Tomasetti
Pág.   13
  Picó
:            Págs. 53 y 103
  Mandelj
:     Pág.   147
  Páginas: 
 
187
  Lengua
  Castellano
 

 

 

 

 

Críticas especializadas:

 

HEIKE FREIRE. Cuadernos de Pedagogía. Barcelona, marzo 2012, núm. 421, pág. 98.

Al amor de una maestra

"Para sensibilizar a la sociedad sobre el valor y la importancia de la profesión docente y para recuperar el prestigio social del profesor, tal vez no sea necesario volver a subirlo a una tarima ni promulgar leyes que decreten artificialmente su incontestable “potestad”. Porque la tan citada “crisis educativa” quizás tenga que ver con un cambio en la fuente de legitimidad, con repercusiones en la forma de situarse y de ejercer su función, más acorde con los nuevos tiempos que con una pérdida real de autoridad personal.

Elaborado a partir de una recopilación de artículos publicados en la tribuna mensual del periódico Información, de Alicante, Los pendientes de la maestra es un buen ejemplo de cómo las propias interesadas (y digo interesadas porque, como sabemos, la mayoría somos mujeres) pueden desempeñar un papel activo a la hora de comunicar y difundir su trabajo. Nos ofrece una prueba de que es posible explicar al gran público las sutilezas de la labor educativa, frente a la típica imagen del enseñante que llena la cabeza de sus alumnos con conocimientos que les aseguren un, por el momento, incierto futuro. En estos textos, escritos con dulzura y poesía, rebosantes de un profundo respeto y admiración hacia la infancia, Mari Carmen Díez Navarro nos ayuda a comprender mejor ”el alma” infantil y el papel que, como adultos, podemos desempeñar en su florecimiento. Son relatos sencillos que describen situaciones corrientes en la vida del aula, que nos hablan de los miedos, las dudas, los juegos, las alegrías y las penas de sus alumnos; que presentan una escuela abierta al mundo, hacia adentro y hacia afuera, sensible a los afectos de las personas que la integran, atenta al entorno que la rodea y la atraviesa, siempre dispuesta a ir hacia lo desconocido, lo raro, lo diferente...; y a una docente entendida como jardinera de emociones y deseos, cultivadora de ilusiones, curiosidades e intereses, partera de personas empáticas, con todos sus “pisos” (el de los saberes de arriba y el de las pasiones de abajo, como acostumbra a decir la autora), luminosos y bien amueblados. Los distintos relatos abordan una infinidad de temas, desde la muerte o la ceguera, hasta la naturaleza, los cuentos, la poesía, las visitas, las maquinitas, la “suciedad”, los juguetes, los bichos..., pasando por las camas, los pendientes o los dientes... Y, coherentes con su propio discurso, transcriben, a menudo literalmente, las palabras de los niños y niñas: sus ideas, sus historias, su particular humor, sus poemas, sus voces divertidas, frescas, creativas, a veces extravagantes, pero siempre llenas de una rara sabiduría. En un nivel de lectura más profundo, se trata de una colección de interesantes reflexiones educativas, auténticas lecciones magistrales de pedagogía activa, de una pedagogía de la presencia, la ternura y el cuidado de las cosas vivas: apuntes sobre el desarrollo infantil, la organización del aula, los proyectos educativos, la primera adaptación de los pequeños a la escuela, la importancia de la palabra, el problema del fracaso escolar y de las calificaciones, etc. Muestran, con claridad y humildad, el importantísimo papel de la educación en la construcción de una sociedad más sana, sensible, amable y acogedora para todas y todos.

Éste podría ser “el libro que habla del amor a los niños”, parafraseando uno de sus capítulos, en el que tras realizar varios registros de sus características personales, los alumnos de Mari Carmen terminan encontrando, para sí mismos y sus compañeros, nuevos nombres “al estilo primitivo”, basándose en algunas de sus cualidades: “el niño que quiere a los amigos”, “el de la voz de pájaro”, “la niña que chilla y se divierte”, “la que lleva corona”, “la niña que baila”, “el que inventa historias”, “el que crece muy rápido”, “a la que le gusta pintar”, “el que come mucho”, “el de la coleta”, “el niño que se ríe de todo”, … También podría ser la obra “que muestra cómo las escuelas pueden centrarse en las personas y los afectos”, en lugar de hacerlo en “papeles, objetivos y evaluaciones”, como sucede tantas veces y lamenta Mari Carmen Díez Navarro.

Una obra hermosa y creo que muy útil para reencontrar el sentido de nuestra labor como docentes, en estos tiempos turbulentos. Para volver a centrarnos en lo que es realmente esencial: cómo respiramos, nos movemos, nos miramos, nos relacionamos... desde el cuidado y el respeto."