El conejo

 
     
   

 


Abril 2020

Se pasaban el conejo entre suspiros emocionados. Lo acariciaban, notaban su calor, sus mínimos movimientos, y el silencio envolvió ese instante de conocer y sentir.
    Fue como un verdadero ritual de iniciación. Tuvieron una vida palpitando entre las manos. La mayoría por primera vez…
    Qué suerte presenciar el momento. Qué privilegio acompañarlos.