Aprender de otros

 
     
   

 


Mayo 2020

Cuando un niño aprende de la mano de otro niño, su aprendizaje es más natural, más significativo, más vital, más vinculado. El que enseña se siente capaz y generoso, el que aprende se convence de que saber con ayuda de un amigo es algo importante. Y los que miramos sentimos que la vida sigue, y que es hermosa.

Este intercambio de información y experiencia a edades tempranas me recuerda a aquello que hacían los mayores de la calle explicando a los pequeños cómo se tiraban los petardos, cómo se ponían los coloretes, cómo nacían los niños o qué cara había que poner para gustar a los chicos.

Aprender de otros, un placer al alcance.